En los últimos años, el uso del colágeno con diferentes objetivos se ha venido generalizando. Mejorar el estado de la piel, prevenir determinados problemas óseos y musculares o cuidar las articulaciones son algunas de las utilidades que se les presume a este tipo de compuestos. 

Sin embargo, muchas veces se dan situaciones de confusión por el desconocimiento de las características de cada colágeno. Porque sí: existen distintos tipos de colágeno. Y es importante conocer algunas de sus características más esenciales para tomar una decisión correcta cuando vayamos a recurrir a la suplementación alimentaria.

Así, deberemos tratar de escoger la opción más adecuada en función de si queremos aplicar un tratamiento de mejora para nuestras articulaciones, nuestra piel, nuestros músculos, etc. 

Ya hemos explicado en anteriores publicaciones qué es el colágeno, qué beneficios tiene el aporte extra de colágeno hidrolizado y cómo funciona.

En esta ocasión, vamos a ver qué tipos principales de colágeno existen. Trataremos de descubrir cómo podemos diferenciarlos, qué los caracteriza y cuál es el más apropiado para cuidar, en concreto, nuestras articulaciones.

Tipos de colágeno

Clasificamos los diferentes tipos de colágeno atendiendo, principalmente, a dos factores: 

En primer lugar, nos fijaremos en cuál es el tejido del que forman parte y dónde están ubicados. Es importante para conocer si el tipo de colágeno que estamos consumiendo tendrá un efecto relevante en lo que queremos contribuir a mejorar.

En segundo lugar, también deberemos tener en cuenta cuál es la función que caracteriza a cada tipo de colágeno. De esta forma podremos decidir si esa propiedad puede ayudarnos en nuestro objetivo.

Partiendo de estos criterios identificaremos, sin entrar en detalles más técnicos, la siguiente división¹:

  • Colágeno tipo I: es de los más relevantes y abundantes, estando presente en diversas estructuras del cuerpo humano. Así, podemos encontrar altas concentraciones de colágeno tipo I en la piel, las estructuras óseas y cartilaginosas, los tendones y también en la córnea. Su principal característica es la de proporcionar resistencia al estiramiento. 
  • Colágeno tipo II: aunque también es utilizado en diversos suplementos y ha sido fuente de varios estudios, su presencia es más escasa. Lo encontramos, principalmente, en el cartílago. Allí forma unas fibras finas que, en su síntesis, sirven para mantener la matriz cartilaginosa. La principal característica de este tipo de colágeno es la resistencia a la presión intermitente. 
  • Colágeno tipo III: ampliamente presente en la piel, las paredes de los vasos sanguíneos, algunas glándulas y en el tejido conjuntivo laxo, donde también hay una parte importante de ácido hialurónico. Tiene una importancia alta en el mantenimiento de los músculos. Su característica más destacable es su capacidad para ejercer de sostén de los órganos expandibles. 
  • Colágeno tipo IV: Se encuentra conformando la lámina basal que rodea a tejidos como el muscular, de forma subyacente a los epitelios. A la característica del tipo III suma la de filtración al tejido.

Cabe destacar que existen algunos otros tipos, pero estos son los que más presencia tienen en nuestro organismo.

Por otra parte, aproximadamente el 90% del colágeno que encontramos en el cuerpo humano pertenece a los tipos I y III. La proteína que conforma estos tipos de colágeno está compuesta por diecinueve aminoácidos. Entre ellos destacan la glicina, la prolina y la hidroxiprolina. 

De estos, a efectos del cuidado articular, la proteína con la que más se suele trabajar es el colágeno de tipo I. Normalmente se hace con péptidos de este tipo de colágeno. Es decir, con formaciones creadas a partir de la unión de un número reducido de aminoácidos.¹

Las ventajas del colágeno tipo I

Recientemente se ha demostrado que el consumo vía oral de péptidos (formaciones con un número reducido de aminoácidos) de colágeno hidrolizado tipo I tiene la capacidad de reducir el dolor en personas con problemas de carácter articular²

Según estos estudios, este tipo de colágeno también ayudaría en la función de los condrocitos, encargados de conformar la matriz del cartílago. De igual manera, se han observado efectos beneficiosos en piel y huesos cuando el consumo es diario.

Así, vemos que este tipo de colágeno es adecuado para el cuidado de las articulaciones. Podemos decir que algunas de las ventajas probadas del consumo oral de péptidos de colágeno tipo I son las siguientes:

  • Llega a la sangre tan solo una hora después del consumo.
  • Protección de los condrocitos, que puede ayudar a mitigar los dolores de articulaciones como la rodilla.
  • Su consumo como suplemento puede tener un efecto protector de cara al desarrollo y progresión de patologías post traumáticas
  • La aportación regular de colágeno I puede servir como protección de cara a la degeneración de los cartílagos.
  • Reduce de manera efectiva la inflamación y la acumulación de líquido sinovial en las articulaciones.
  • La suplementación oral con colágeno hidrolizado tipo I mejora el grosor estructural del cartílago en las articulaciones 
  • El consumo suplementario diario de este tipo de colágeno también produce un efecto antiinflamatorio probado sobre el propio cartílago articular.
  • Estimula la producción de proteoglicano y condrocitos en articulaciones lesionadas, acelerando así la recuperación.

Consejos para el cuidado de las articulaciones

Para mantener un buen estado de las articulaciones, se recomienda hacer ejercicio habitualmente en cantidades moderadas. En la medida de lo posible, es aconsejable evitar aquellas actividades que supongan un impacto negativo directo sobre las articulaciones. 

Además, para mantener una correcta nutrición articular, puede resultar beneficioso añadir a nuestra dieta la ingesta de complementos alimenticios como Vitanatur Articulaciones o Vitanatur Collagen Intensive.

La fórmula de Vitanatur Articulaciones, contiene condroitín sulfato, ácido hialurónico, glucosamina, vitaminas C y E, minerales (manganeso, zinc y selenio), que ayudan a mantener en buen estado nuestras articulaciones. Además, su composición presenta algunos elementos como la membrana de huevo Ovomet®. La vitamina C contribuye a la formación normal de colágeno para el funcionamiento normal de los cartílagos. El cobre contribuye al mantenimiento del tejido conectivo en condiciones normales. El manganeso contribuye a la formación normal del tejido conectivo. Las vitaminas C y E contribuyen a la protección de las células frente al daño oxidativo.

El uso de Vitanatur Collagen Intensive está recomendado para mantener la movilidad y flexibilidad de las articulaciones. Su fórmula contiene Cúrcuma Hydrocurc®, Colágeno Peptan® y Vitamina K2 y D3 que ayudan en la nutrición intensiva de los cartílagos y los huesos, así como a su funcionamiento normal.

¹Prockop, J., & Guzmán, N. A. (1981). El colágeno. Tiempos médicos, 191, 53-63.

²Dar, Q. A., Schott, E. M., Catheline, S. E., Maynard, R. D., Liu, Z., Kamal, F., … & Jonason, J. H. (2017). Daily oral consumption of hydrolyzed type 1 collagen is chondroprotective and anti-inflammatory in murine posttraumatic osteoarthritis. PloS one, 12(4), e0174705.

Abad Expósito, C. (2015). Suplementos de colágeno y efecto en el tratamiento de lesiones articulares.