Como ya hemos visto en anteriores posts del blog, el colágeno es una proteína que se encuentra en nuestro cuerpo y que cumple con funciones esenciales para nuestra vida. Se trata de una de las proteínas con mayor presencia en el organismo, llegando a encontrarse en el 30% del mismo, y se encarga de cuestiones relacionadas con la cohesión, la elasticidad y la regeneración de articulaciones, piel, huesos y otros tejidos del cuerpo humano¹. La presencia del colágeno en todos estos tejidos es imprescindible para el correcto funcionamiento del cuerpo, siendo claves sus fibras flexibles y resistentes por capacidad para estirarse y compactarse, así como para cambiar de diámetro según el tejido del que formen parte. Estas propiedades son las que influyen en numerosos tejidos de nuestro cuerpo, que intervienen en que podamos movernos, estar de pie y tener buen aspecto gracias a su resistencia y flexibilidad².

Sin embargo, y aunque el cuerpo es productor de su propio colágeno, la capacidad de regenerar y reponer esta proteína se reduce con el paso de los años. Así, se estima que a partir de los 25 el cuerpo empieza a perder esta capacidad progresivamente, algo que se vuelve más pronunciado a partir de los 30 y 40 años y que, a partir de ese momento puede redundar en problemas tanto estéticos e incluso en algunos casos podrían ser también  de salud. Por ello es importante reponer nuestros niveles de colágeno para retrasar la aparición de molestias y signos de envejecimiento. 

¿Qué efectos principales tiene el colágeno?

Sabiendo ya cuáles son las principales funciones del colágeno en nuestro organismo, y teniendo en cuenta la cantidad de tejidos en los que se encuentra, es fácil entender lo importante que es asegurarse de que podemos mantener unos niveles adecuados. 

Numerosos estudios preclínicos han demostrado ya que el consumo de colágeno hidrolizado tiene la capacidad de estimular la regeneración de los tejidos en los que esta proteína se encuentra presente. En concreto, este aporte potencia la síntesis del colágeno, pero también de otros componentes localizados en estos mismos tejidos de una forma no tan mayoritaria. 

Por otra parte, los estudios clínicos han confirmado que realizar esta ingesta puede ser útil para frenar el desgaste que podría derivar a dolor articular , para frenar y retrasar la pérdida de masa ósea y para mitigar y suavizar los signos estéticos del envejecimiento en la piel³.

Por lo tanto, y profundizando un poco más, podemos decir que el consumo de colágeno hidrolizado tiene efectos positivos sobre¹,²:

  • Salud articular: la producción de colágeno tipo II puede verse incrementada, lo que, junto al aumento de proteoglicanos, puede redundar en una mejor síntesis de cartílago. Estos efectos están probados con especial eficacia con determinadas cantidades de colágeno y a partir de los 3 meses de consumo. Aunque para cualquier suplemento después siempre hay que hacer descansos, nada se puede mantener siempre.
  • Los huesos: ayuda a mantener  en buen estado los huesos, previniendo el desgaste de los mismos. También puede ser útil para una densidad y firmeza normales, gracias a la estimulación de la producción endógena de colágeno en el tejido óseo y de osteoblastos.
  • La piel: contribuye a paliar los efectos del envejecimiento, tanto cuando este es provocado por factores intrínsecos (directamente relacionados con el incremento de la edad) como por factores externos (aquellos que tienen que ver con cuestiones que dañan nuestra piel: exceso de exposición al sol, consumo de sustancias perjudiciales para nuestro organismo, etc.).

El colágeno en la piel

Como hemos visto, en el caso concreto de la piel, el colágeno hidrolizado puede ser una ayuda esencial para prevenir la sequedad, la pérdida de elasticidad y tersura y la aparición de arrugas, de manera que produce un doble efecto de mejora y de reafirmación de los tejidos. Permite así mejorar la elasticidad, la hidratación y el tono de la piel¹.

Estas propiedades están respaldadas por estudios clínicos que se centran, concretamente, en la mejora de la hidratación global de la piel y la redensificación de las capas dérmica y epidérmica, en las que también se detectan mejoras en cuanto a funcionalidad. Estos estudios relacionan la utilidad para combatir el envejecimiento (y otros factores que estropean la piel como la radiación solar o el fotoenvejecimiento) con el aumento de concentración del colágeno tipo I y IV en la dermis, cuyas fibras crecen en diámetro y densidad como consecuencia del consumo de colágeno hidrolizado³.

Otros consejos para mantener la piel hidratada

Hay varios consejos que se pueden tener en cuenta para que, de forma natural,  la deshidratación y el deterioro de la piel tarden lo máximo posible en llegar. 

En este sentido, la dieta es un factor fundamental. Incluir alimentos que sean ricos en vitamina C, omega 3 o azufre ayudará a que la piel luzca joven y sana. La fruta (especialmente frutos rojos), los cítricos, las verduras o el pimiento rojo son algunos de los alimentos que puedes añadir a tus comidas, así como frutos secos (nueces), pescado azul, cebolla o pepino. También es recomendable el té verde, que puede ayudar a incrementar la producción de colágeno y elastina².

Por otra parte, con los productos que se aplican directamente sobre la piel, es importante escoger los que mejor se adapten a cada uno. Así, quienes tengan la piel reseca deben usar productos con vitamina E, aceites y aloe vera. Sin embargo, aquellos cuya piel sea más bien grasa deben evitar los productos (incluyendo jabones) que en su composición tengan aceites densos. Estos pueden bloquear los poros de la piel y causar así un efecto negativo en ella. Es importante recordar esto ya que, aunque hidratar la piel es muy importante, utilizar los productos incorrectos puede ser peor que no hacerlo⁴,⁵.

Otra cuestión esencial es protegerse de los daños potenciales que el sol puede causar, especialmente en las épocas del año en las que la intensidad es mayor sin importar que esté nublado. La incidencia de los rayos tiene una relación directa con los síntomas del envejecimiento prematuro, por lo que la aplicación de crema solar y el cuidado en las dosis de exposición directa al sol son claves para mantener la piel sana.

Por último, debemos tener en cuenta el trabajo de los agentes antioxidantes en nuestro organismo, que eliminan las sustancias perjudiciales que se acumulan en el cuerpo para que este funcione de forma normal. El momento en el que la acción de los antioxidantes es mayor es durante el sueño, por lo que un descanso inadecuado puede suponer una peor eliminación de toxinas y, por ende, un efecto negativo sobre el aspecto de la piel⁴.

Vitanatur collagen antiaging

En caso de querer ayudar a nuestro cuerpo a mantener la piel en buen estado,  con una dosis extra de colágeno hidrolizado, podemos recurrir al uso de complementos alimenticios como Vitanatur Collagen Antiaging que incluye colágeno hidrolizado, ácido hialurónico, extracto de semillas de uva, vitamina C, magnesio, zinc y selenio. 

Los componentes de Vitanatur collagen antiaging contribuyen al buen estado de la piel, ayudan a la normal regeneración de la piel y pueden tener acción antiedad*.

*La vitamina C contribuye a la formación normal de colágeno para el funcionamiento normal de la piel. El Zinc contribuye al mantenimiento de la piel en condiciones normales.La vitamina C, el Zinc y el Selenio protegen las células frente al daño oxidativo. El Zinc y el Selenio contribuyen al mantenimiento del cabello y uñas en condiciones normales.El extracto de pepitas de uva mejora el aspecto de la piel.

¹ https://www.consejosdetufarmaceutico.com/colageno-bebible/

² https://mejorconsalud.com/colageno-utilidades-contraindicaciones/ 

³ http://www.aulamedica.es/nh/pdf/9482.pdf

https://mejorconsalud.com/4-tips-para-mantener-tu-piel-hidratada/

⁵ https://www.sanitas.es/sanitas/seguros/es/particulares/biblioteca-de-salud/prevencion-salud/san004956wr.html