La piel es el órgano del cuerpo más expuesto y con mayor capacidad de adaptación de todos. Siempre en contacto con el exterior, no solo resiste las agresiones del medio, sino que protege al resto del cuerpo de todos los agentes externos. Pero además de generar resistencia frente a todo lo que ocurre fuera, nos da el sentido del tacto a la vez que es capaz de cuidarse a sí misma, reparándose a sí misma, lubricándose o eliminando residuos. 

Además, la piel es una de las muestras más evidentes de nuestro aspecto. Y lo es de una manera que refleja nuestro estado, por lo que los cambios que se produzcan en ella deben ser tenidos en cuenta como posibles señales de cuestiones más profundas.

La estructura de la piel se caracteriza por la existencia de dos capas superpuestas: la epidermis y la dermis.

La primera tiene un grosor que varía según la zona del cuerpo y sus necesidades, centraliza la producción de la melanina, encargada de la protección frente al sol y no contiene hematíes. Se renueva aproximadamente cada veintiocho días con nuevas células que salen a la superficie tras dividirse en la parte más profunda de esta capa. En su camino hasta la parte más visible se rellenan de keratina y se unen entre ellas para crear una membrana interior protectora y la parte más superficial, en la que se encuentra el pelo y las glándulas de la piel. Serán estas células las que mantengan renovada la hidratación y flexibilidad de la piel.

Bajo la epidermis encontramos la dermis, que es más fibrosa y gruesa que su predecesora aunque su grosor también varía en función de la zona del cuerpo. Se caracteriza por ser la capa en la que se almacena el colágeno responsable de la elasticidad y solidez de la piel. También se ocupa de la producción de keratina y segregación de sebo, la regulación de la temperatura corporal y la recepción de estímulos relativos al tacto¹.

Posibles problemas en la piel

Aunque, por supuesto, pueden darse problemas graves en la piel, lo cierto es que la mayoría de las consultas relativas a estas cuestiones no son trascendentales¹. En cualquier caso, sí que podemos destacar una serie de problemas que afectan al buen estado de la piel y que son lo bastante recurrentes como para prestarles especial atención y cuidado:

  • Formación de moretones: la aparición de estas marcas se produce por la rotura de pequeños vasos sanguíneos, generalmente como producto de un golpe. Hay que tener en cuenta que con el paso de los años la piel tiende a volverse más fina, por lo que la protección de los vasos sanguíneos es menor y puede incrementarse la formación de moretones³.
  • Aparición de arrugas: agentes externos, así como la propia evolución y situación del cuerpo, hacen mella sobre la elasticidad y firmeza de la piel a lo largo de los años, con lo que esta puede tender a arrugarse y aflojarse. Hábitos poco sanos de vida, un mal descanso o una exposición excesiva al sol,la luz ultravioleta, pueden ser algunas de las causas principales².
  • Nuevas manchas en la piel: también normalmente determinadas por el efecto de la luz solar, pueden surgir manchas planas y de color café. Como veíamos antes, la pérdida de protección de la piel con el paso de los años provoca que la aparición de estas manchas sea más probable con el paso de los años
  • Verrugas: se trata de crecimientos de piel que se presentan en forma de superficie elevada. También se vuelven más frecuentes con el paso de los años y, aunque no suelen implicar mayor problema, en ocasiones pueden ser molestas al implicar una irritación en la piel².
  • Otros problemas recurrentes: en ocasiones también pueden desarrollarse otras situaciones como infecciones víricas, acné, hongos, urticaria o la aparición de lunares, cuestiones que también son altamente frecuentes.

Consejos para mantener la piel sana

Para prevenir todos esos posibles problemas y mantener una piel sana, hay muchas acciones que podemos llevar a cabo y hábitos que podemos cambiar:

  • Limitar el tiempo de exposición al sol, especialmente en las estaciones y horas de mayor incidencia. El sol puede ser bueno para la piel en las dosis de tiempo adecuadas, pero en cantidades excesivas puede ser muy perjudicial. En los momentos del año de mayor incidencia, incluso el cielo nublado deja de ser una garantía, pues los rayos atraviesan las formaciones nubosas y pueden alcanzar igualmente la piel. Por ello es importante protección física de gorras, sombreros, ropa e incluso el uso de cremas hidratantes y protectores solares. Es recomendable, en este sentido, una aplicación diaria de estos productos para reducir el envejecimiento prematuro, las manchas y proteger la piel frente a los peligros del daño solar. 

En función del tipo de piel, la protección debe contar con un factor más elevado y es aconsejable renovar su aplicación cada frecuentemente, sobre todo si se está realizando actividad física o en contacto con el agua. También es recomendable el uso de ropa protectora y de complementos que puedan proporcionar sombra o bloqueo de la acción directa del sol²,⁴,⁵,⁶.

  • Los hábitos de higiene son esenciales. En este sentido, la limpieza de la piel es importante, pero se debe tener en cuenta el tipo de piel de cara al tipo de jabón que se vaya a utilizar. En general, lo más seguro es utilizar productos cuyo pH sea neutro, de manera que no se deshidrate la piel. Esta es una cuestión importante, pues debemos cuidar de mantener la piel constantemente hidratada para evitar que parezca reseca o que se pierda la elasticidad. 

De cara a la higiene de la piel, también es beneficioso realizar procesos suaves de exfoliación periódicamente y llevar a cabo una limpieza periódica previa al descanso que elimine los restos de suciedad, sudor y, en caso de haberlos, productos de maquillaje. De esta manera podremos liberar los poros y prevenir la aparición de granitos, o pequeños problemas, y que la piel luzca mejor, incluso sin ojeras u otros signos de fatiga, así como otros problemas o complicaciones⁴,⁵,⁶.

  • También en el cuidado de las barbas y su afeitado, en el caso de los hombres, se debe cuidar de refrescar e hidratar la piel con productos específicos para que el crecimiento del pelo no provoque un deterioro en la piel. En este aspecto lo más aconsejable es utilizar productos que no contengan alcohol para no irritar la piel y, en cambio, utilizar champús y lociones específicas que propicien un crecimiento sano de la barba y aseguren la limpieza de la zona²,⁵.
  • Cambia los malos hábitos, sobre todo aquellos que son particularmente perjudiciales para la salud, como fumar. Aparte de los efectos que ya conocemos sobre pulmones y otras partes del cuerpo, el tabaco es vasoconstrictor, lo que implica que el flujo sanguíneo disminuye y la piel se muestra más pálida, contribuyendo además a una peor hidratación y propiciando la formación de arrugas. Además, tanto el colágeno y la elastina se ven dañados y la repetición de determinadas expresiones faciales propias de quienes fuman pueden marcar ciertas líneas de expresión y arrugas².
  • La dieta es esencial para que tu piel se mantenga sana. El consumo de frutas, vegetales, pescado azul, cereales integrales, frutos secos como las nueces, etc. ayudará a la piel a tener un buen aspecto. Beber cantidades adecuadas de agua también es esencial para mantener la piel hidratada y con buen aspecto².

Vitanatur collagen antiaging

En caso de querer ayudar a nuestro cuerpo con una dosis extra de colágeno hidrolizado, podemos recurrir al uso de complementos alimenticios como Vitanatur Collagen Antiaging que incluye colágeno hidrolizado, ácido hialurónico, extracto de semillas de uva, vitamina C, magnesio, zinc y selenio. 

Los componentes de Vitanatur collagen antiaging contribuyen al buen estado de la piel, ayudan a la normal regeneración de la piel y pueden tener acción antiedad*.

*La vitamina C contribuye a la formación normal de colágeno para el funcionamiento normal de la piel. El Zinc contribuye al mantenimiento de la piel en condiciones normales.La vitamina C, el Zinc y el Selenio protegen las células frente al daño oxidativo. El Zinc y el Selenio contribuyen al mantenimiento del cabello y uñas en condiciones normales.El extracto de pepitas de uva mejora el aspecto de la piel.

¹ https://www.sanitas.es/sanitas/seguros/es/particulares/biblioteca-de-salud/prevencion-salud/san004951wr.html

² https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/adult-health/in-depth/skin-care/art-20048237

³ https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/healthy-aging/in-depth/easy-bruising/art-20045762

https://www.cimformacion.com/blog/estetica-y-belleza/cuidado-de-la-piel-a-los-20-anos/

https://www.anefp.org/consejos-salud/tips-para-el-cuidado-de-la-piel-masculina

https://www.nia.nih.gov/health/cuidado-piel-envejecimiento