Ya está aquí la Navidad, una época del año en la que las imágenes de felicidad, amistad y familias unidas inundan los medios y las redes. Sin embargo, la cara que proyectamos y que se nos publicita no siempre es la más fiel a la realidad. Así lo prueban los informes que cada año emite Nascia, la prestigiosa franquicia especializada en tratamiento contra la ansiedad y el estrés, cuyos datos del último año cifran en el 60% la proporción de personas que sufren de estas complicaciones durante el periodo navideño.¹

Las razones por las que sufrimos estrés en Navidad

Hay diferentes razones que explican por qué la Navidad no es solo una época de felicidad, sino que el estrés también tiene su amplia cuota de protagonismo. Podemos dividir estos motivos en tres grandes grupos que, en realidad, se encuentran relacionados entre sí:

  • Razones relacionadas con la situación económica: el exceso de gastos se sitúa como motivo de preocupación para el 62% de los encuestados en el estudio de Nascia, seguido por las compras de Navidad (que también implican una alta inversión económica).1 De esta forma, comidas de empresa, cenas de amigos, reuniones familiares, amigos invisibles, etc. inciden en la cuenta corriente de las personas y, con ello, en su estrés.¹‚².
  • Los compromisos sociales: la propia sensación de obligación de asistencia a todos las reuniones que surgen en estas fechas supone un motivo de agobio para el 45% de las personas¹, especialmente cuando se tiene la responsabilidad de organizarlos. Tener la agenda repleta de diferentes eventos con grupos de personas distintos supone por tanto un motivo de estrés, que se agrava si entre los invitados existen relaciones que no son buenas o cuando se acusa la ausencia de algún ser querido.²
  • El cansancio y la situación personal: para el 38% el cansancio general es un hándicap importante para afrontar la época navideña.1 Una situación forzada por los cambios de rutina constantes, especialmente en las familias con hijos, que obligan a una reorganización total de unas actividades ya de por sí afectadas por la repleta agenda social.²

Todas estas causas se reflejan en una serie de problemas fisiológicos que pueden afectar al día a día de quienes los sufren. Así, la sintomatología más frecuente es la aparición de dolores musculares, aparentemente injustificados (70%), seguida por el insomnio (58%) y otros problemas como el dolor de cabeza (57%).

Por otra parte, el estrés se refleja también en aspectos relacionados con lo psicológico. En este sentido, la mayoría de las personas denotan una sensación de falta de control sobre la situación (81%), un estado más irritable de lo normal (72%) o la aparición de pensamientos negativos (63%), cuestiones que también encajan en el cuadro sintomático del estrés.

Todos estos procesos pueden derivar en problemas respiratorios que alteren algunos patrones normales de la persona, de manera que den lugar a fatigas, taquicardias o situaciones de ansiedad.

¿Cómo gestionar el estrés de la Navidad?

De cara a prevenir o, al menos, mantener a raya todas estas situaciones relacionadas con el estrés, hay una serie de cuestiones que se deben tener en cuenta (especialmente en caso de personas que, de por sí, se desenvuelven en situaciones que les causan estrés):

  • Organización: es importante preparar las cosas con la mayor antelación posible, dentro de lo razonable, para evitar agobios debidos a la improvisación en el último momento. Para ello, puede ser buena idea elaborar una lista con todo lo necesario para comenzar los preparativos, incluyendo también aquellas cuestiones relacionadas con compras o menús. Utilizar internet para ahorrar tiempos y esperas, así como hacerse cargo únicamente de aquello que, de antemano, se esté capacitado para hacer. En este sentido, es importante ser capaz de delegar cuanto antes todo lo que no se pueda afrontar. Aprender a decir “no” será por tanto una de las claves para evitar situaciones estresantes²‚³.
  • Dinero: priorizar las compras que son más importantes para cada uno y establecer unos presupuestos límite realistas con la situación económica serán las claves en estos puntos. En este sentido, cuanto más claros se tengan los regalos que se van a hacer, más fácil será mantener las expectativas de presupuesto bajo control. Por otra parte, en el caso de los compromisos sociales, debemos tratar de mantener bajo control lo que consumimos para que no se disparen los precios de menús y celebraciones²‚³.
  • Gestión emocional: verse sobrepasado es normal en algunas situaciones, especialmente en esos momentos familiares en los que reina el malestar y los comentarios negativos invitan a la disputa. Mantener una actitud positiva, cordial y conciliadora, centrarse en los aspectos que disfrutas y relativizar los acontecimientos ayudará a evitar estos momentos incómodos y a encontrar la forma de gestionar las situaciones más complejas.³
  • Cuidado personal: no es posible mantener un estado de actividad constante, por mucho que la agenda parezca requerirlo. Sentarse, descansar, pensar y reflexionar ayudará a ver las cosas diferentes. Por eso es esencial asegurarse de dedicar tiempo al descanso y al tiempo libre: intentar hacer ejercicio regularmente, utilizar técnicas de relajación, establecer pautas para el sueño o realizar actividades de ocio que no tengan que ver estrictamente con lo navideño ayudarán a afrontar esta época del año. También será de ayuda no dejarse llevar por el bucle de comidas y cenas y tratar de regular la dieta para mantener un estado óptimo²‚³.

Poner en práctica todos estos consejos te puede  ayudar al equilibrio emocional y afrontar con más garantías la época navideña.

Existen algunos complementos alimenticios como Vitanatur Equilibrium.

Vitanatur Equilibrium

La fórmula de Vitanatur Equilibrium contiene ingredientes que ayudan a mantener un buen estado de ánimo, como el azafrán, y que ayudan al organismo a adaptarse en situaciones de estrés emocional, como la rodiola. Además, es rico en vitaminas del grupo B y contiene también magnesio, que contribuyen a lograr una función psicológica normal. Vitanatur Equilibrium también es rico en triptófano, un aminoácido esencial presente en nuestro organismo.

¹ https://www.nascia.com/navidad-estres-informe-2018/

² https://clinicasorigen.es/ansiedad-y-estres-en-navidad/

³ https://www.sanitas.es/sanitas/seguros/es/sobre-sanitas/noticias-novedades-sanitas/noticias/sintomas-estres-navidad.html